• Instagram
  • Youtube
A Coruña , gústame...

Bienvenido a la web oficial de turismo de A Coruña

"El café histórico forma parte de la identidad de su ciudad"


Bookmark and Share

"El café histórico forma parte de la identidad de su ciudad"

La Red de Cafés Históricos de la Península Ibérica viene de ser galardonada recientemente con un premio de Turismo ECTN 2020. Esta iniciativa está dirigida, junto al portugués Vítor Marqués, por el periodista gallego Fernando Franjo, quien durante un tiempo estuvo al frente de la comunicación del Consorcio de Turismo y Congresos de A Coruña.


¿Qué te llevó a investigar sobre cafés históricos?  

Todo empezó hace muchos años y de forma casual. Una visita a un café emblemático como el Florian de Venecia y mi interés por la historia me llevaron a profundizar en este tema. Primeramente, en el contenido y el significado del Café como algo más que un local, como una referencia cultural, y después en su vertiente más social y de referencia de cada una de sus ciudades. Me interesé por su definición y su visibilización y me di cuenta de que era un patrimonio oculto y esto me apasionó. Comencé a investigar y viajar en clave de café. Luego se sucedieron las publicaciones tanto en prensa, radio ya que todavía continúo con un programa los domingos en Radio Galega (Galicia por Diante) y esto llevó al libro Cincuenta Cafés Históricos de España y Portugal (Alvarellos editora), escrito como una especie de crónica periodística y que ha sido el detonante de esta propuesta y el proyecto de esta ruta.      


¿Por qué decidiste crear la Red de Cafés Históricos?  

Fue una decisión relacionada con utilizar el café como una etapa de cualquier viaje. Pero creo que lo fundamental es definir los términos de Café histórico. Intento escapar de las definiciones convencionales. No quiero restringir este concepto a aquellos locales monumentales y precedidos de una cronología, que a todos nos suenan por reportajes a todo color en revistas y muchos de los cuales se han convertido en un local turístico masificado en grandes ciudades. Este concepto, en muchas ocasiones, provoca cierto rechazo. A mí me gustaría que estos Cafés tuviesen un significado turístico distinto: que el cliente lo entendiese de otra forma y se llevase consigo algo más que el recuerdo de una cola, un selfie, y en muchas ocasiones una buena factura. Muchos Cafés son algo más que eso y por eso uno de los objetivos es intentar que pudiese formar parte de determinados circuitos locales de turismo. Es un desafío que todas las partes deberían plantearse. Ciudades como Viena incluyen sus Cafés en sus web de Turismo y Buenos Aires los tiene además amparados por la ley local como “bares notales”.      

Pienso además que muchas veces el calificativo histórico es equívoco. No deberíamos ceñirnos a los Cafés que juegan en otra categoría (Majestic, en Porto;  Greco en Roma: New York, Budapest). Yo intento ampliar esta red a aquellos establecimientos que tienen historia en sí mismos, que son referencia social de cada una de sus ciudades o localidades, que además presumen de ellos. Muchos de ellos tienen más de un siglo de antigüedad y un extraordinario patrimonio cultural y artístico y contenido social que está sin visibilizar y que creo que es necesario poner en valor. He tenido oportunidad de comprobarlo. Podemos viajar por toda España y encontrar Cafés que nos ayudarán a comprender el significado, los atractivos y la gastronomía de cada ciudad, en definitiva, su patrimonio.     

Pero es importante señalar que todos estos cafés deberán aceptar el reto y aceptar las condiciones que les mantengan como atractivo turístico en cada una de sus ciudades. En definitiva, la ruta pretende plantear un desafío para conjugar y poner en valor los valores del café como nudo de gestión cultural, gastronomía, foro social y patrimonio artístico para entenderlo como atractivo turístico de cada una de sus ciudades.      


¿Qué tienen de especial estos cafés?  

Todos los Cafés tienen su propia historia y siempre es distinta al igual que ocurre con monumentos.  En pocas palabras, yo creo que el Café Histórico forma siempre parte de la identidad de su ciudad. Han pervivido como focos de reunión de autóctonos y visitantes. Pero pensemos que la sociedad ha cambiado y el café también lo ha hecho o debe hacerlo. Sería impensable un establecimiento histórico sin wi-fi, televisor o un servicio adecuado. El Café debe aceptar todos los desafíos culturales y turísticos y no quedarse a un lado como un establecimiento obsoleto o rancio, el típico café de toda la vida. Esto es muy importante. Debemos entender un Café como un entorno musealizado: que su valor intrínseco, su oferta gastronómica o cultural y su significado empujen al cliente a repetir la visita.       


-En A Coruña y Sada destacas dos cafés: El Dársena y La Terraza. ¿Por qué los destacas?  

A Coruña es una ciudad especialmente complicada. Contó con grandes y prestigiosos cafés en la sociedad del XIX pero ninguno pervive en la actualidad. La elección del Café Dársena obedece a que es local emblemático de la ciudad y que responde a un pasado en el que este local fue un taller de reparación de embarcaciones a mediados del XX y luego una taberna portuaria. Sus tertulias, su componente más familiar, su emplazamiento y su gestión a cargo de la familia Espasandín, lo convierten en el típico ejemplo de un local con historia que ha heredado de su pasado, lo aplica al presente y marca las líneas a seguir para el futuro. Es un ejemplo claro de patrimonio local. El Dársena está adherido al proyecto de la Asociación Europea de Cafés Históricos para llevar adelante una Ruta por todo el continente.    
En el caso de la terraza de Sada, estamos hablando de historia viva. Es uno de los locales más atractivos de toda la Península. Es un edificio declarado Bien de Interés Local (BIC) construido en 1912, trasladado de A Coruña a Sada y que permanece como un auténtico referente del Modernismo en Galicia. Creo que tanto como Café y templo del jazz, como monumento es una visita ineludible. Entiendo que es inevitable pensar en Sada sin A Terraza.    
 

-¿Qué supone para ti el reconocimiento con el premio europeo de Turismo ECTN?  

Tanto para mi compañero, Vitor Marques, el gerente del Café Santa Cruz de Coímbra, como para mí el premio es el reconocimiento y fundamentalmente la visibilidad de un trabajo de varios años. El estudio de los Cafés históricos desde la perspectiva de un gestor cultural, historiador y periodista como es mi caso no siempre ha sido fácil de comunicar y hacer entender al público. Por esto creo que el hecho de los ECTN hayan entendido la importancia de trabajar en una ruta cultural y turística sobre los Cafés Históricos tiene una enorme importancia, para las instituciones, el consumidor y por supuesto, también para los Cafés, que son los primeros que deben entenderlo.      


-¿A qué aspira ahora la Red de Cafés Históricos?  

Lo cierto es que todo esto llega en un momento especialmente complicado para todos y en especial más para la hostelería y los Cafés Históricos y somos conscientes de ello. La candidatura plantea la creación de una red turístico cultural con el Café como clave y como etapa.  

Muchos locales entienden y aplauden la idea de formar parte esa ruta turístico cultural con el Café como clave y como etapa. Creo que en este momento y desde el punto de vista del consumidor es especialmente importante huir de las clasificaciones estrictas y que la difusión de esta ruta pueda ayudarnos a todos. Entiendo que en este momento de parón lo fundamental es trabajar para difundir la propuesta y su viabilidad. Uno de los proyectos es la celebración de un foro galaico portugués con cafés situados en todo el Camino de Santiago con un encuentro cultural, musical y gastronómico entre ambos países.  

Lo mejor de A Coruña